Make your own free website on Tripod.com

Díjole el Señor: "No será así; antes bien, cualquiera que matare a Caín,
lo pagará siete veces". Y puso el Señor en Caín una señal,
para que ninguno que le encontrase le matara.

 

– Biblia, Génesis 4: 15

EL GÓTICO-PUNK Y
LOS PRESAGIOS DEL FUTURO


 "Gótico-Punk" es quizá la mejor forma de describir la naturaleza física del Mundo de Tinieblas. El entorno es un choque de estilos e influencias, y la tensión causada por la yuxtaposición de etnias, clases sociales y Subculturas lo convierte en un lugar vibrante, aunque peligroso.


 El aspecto Gótico describe el ambiente del Mundo de Tinieblas. Grandes edificios apuntados se elevan hacia los cielos, adornados con columnas clásicas y gárgolas con horribles expresiones. Los habitantes quedan convertidos en enanos por la mera escala de la arquitectura, perdidos entre las agujas que parecen dispararse hacia el infinito en un intento de escapar del mundo físico. La Iglesia engrosa sus filas, pues los mortales se congregan bajo cualquier bandera que les ofrezca la esperanza de algo mejor en el más allá. Los cultos florecen en el submundo, prometiendo poder y redención. Las instituciones que controlan a la sociedad son más inmovilistas y conservadoras todavía que las de nuestro mundo, ya que muchos de los que están en el poder prefieren el mal conocido al caos engendrado por el cambio. Es un mundo dividido entre los que tienen y los que no, entre ricos y pobres, entre el exceso y la miseria.


 El aspecto Punk es el estilo de vida que han adoptado muchos habitantes del Mundo de Tinieblas. Para dar sentido a sus vidas se rebelan lanzándose contra el poder. Las bandas recorren las calles y el crimen organizado crece en el submundo, en una reacción al sinsentido de vivir "según las reglas". La música es más fuerte, más rápida, más violenta o hipnóticamente monótona, y está apoyada por las masas que encuentran la salvación en la huida. El habla es más tosca, la moda más atrevida, el arte más chocante y la tecnología lo pone todo a tu alcance con solo apretar un botón. El mundo es más corrupto, la gente está en bancarrota espiritual y el escapismo suele reemplazar a la esperanza.


Por si esto no fuese bastante aterrador, los últimos años han presenciado cómo un miedo discreto pero palpable se ha apoderado de la comunidad vampi rica. Muchos Vástagos hablan en susurros de la Yihad, la eterna guerra (o juego) que supuestamente consume a los vampiros más antiguos. Este combate lleva librándose desde el alba de los tiempos, pero muchos temen que, con el cambio de milenio y el debilitamiento de la maldición de la no-muerte, se acerque un apocalíptico final del juego. Señales y portentos anotados en el Libro de Nod asustan a los vampiros de todos los clanes y líneas de sangre, incluso a los que dicen no creer. Los susurros en las cofradías del Sabbat y los salones de la Camarilla hablan de revueltas en Oriente, de ejércitos de chusma sin clan, de vampiros cuya sangre es tan débil que no pueden Abrazar, de encuentros con misteriosos antiguos cuyo vasto poder no muestra ninguna línea discernible, las negras lunas crecientes y lunas llenas rojas como la sangre. Todo, dicen los creyentes, son profecías de que las Noches Finales se acercan, y de que el fin de todas las cosas es inminente.


 Algunos Vástagos creen que se aproxima un Ajuste de Cuentas, que los poderes del cielo se están preparando por fin para juzgar a los vampiros por lo que han hecho con el mundo. Otros hablan del Aventamiento o la Gehena, la noche en que los vampiros más antiguos se alzarán para devorar a su progenie, tomando la sangre maldita de sus inferiores para saciar su ansia. Pocos admiten esas supersticiones, pero la tensión es palpable. Los vampiros antiguos juegan sus cartas con abandono, negando planes tramados a lo largo de los siglos en un loco arranque de actividad. Las manadas de guerra del terrible Sabbat se lanzan contra las fortalezas de sus enemigos, pues temen no tener otra oportunidad. Células de caníbales Assamitas, mantenidos hasta ahora a raya por una vieja maldición, cazan a otros vampiros y beben famélicos su sangre. Los Vástagos de linaje incierto son cazados y exterminados por los paranoicos antiguos, que temen que sean heraldos de la Gehena. Aunque la paciencia es una virtud especial entre los inmortales cada vez se practica menos: todo el mundo de los Vástagos se encuentra al borde de un frenesí colectivo.